Algo extrovertida. Directa y con las cosas claras. Estudiante, y espero seguir siéndolo hasta que acabe lo que quiero. Todavía me queda mucho en este mundo, y seguiré dando por saco a todos aquellos que me aguantan, y a los que no, también. Apasionada de los retos y las cosas imposibles. Y como no, adoro escribir. Espero que os guste, y si no... pues gracias por hacerme una visita mas ;)

d

"Dedícame tu mayor sonrisa sumergida bajo las lagrimas de tristeza, dedícame la palabra mas difícil de entender para que no la olvide nunca. Dedícame lo que tanto sabes hacer, y lo que tanto no se comprender. Dedícame el mundo." Y ahora, haz como si no leíste nada, y haré como si nunca hubiera escrito nada.

Fuiste, eres, seras.

Mareas de recuerdos que fluyen por mi mente como el agua de los ríos, como las hojas de los arboles sobre la dura acera en una tarde de septiembre, o como el veneno que te inyectas y empieza a recorrer tus venas hasta llegar al punto final, tu maldito final. Añoro todo lo que podría añorar. A ti, a ella, a el... a todos. No quiero creer.  Quiero ser como Peter Pan... ser la niña que amaba con todas sus fuerzas a todo lo que le
rodeaba, que tenia gente a su lado, que se sentía parte de un grupo, parte de la vida de alguien., parte de ti. Siempre seras tu, aunque nunca lo sabrás. Y ahora, mientras me acuerdo de todo, me entra un escalofrió por mi cuerpo sabiendo que jamas lo tendré. Que jamas te tendré. Y me da rabia no poder contar con ellos. Nunca he sido como creíais, nunca os habéis parado a pensar como podía llegar a ser, y así nunca lo sabréis

Palacios de gente soñadora.

Ansió vivir en un mundo en donde el color negro no signifique tristeza, en el que las palabras sea la única arma con la que el hombre pueda luchar, donde todas las personas que veas por las calles te dediquen su mayor sonrisa sin ninguna distinción, donde todos sepan muy bien lo que quieren, y no lo que creen querer. Un lugar en el que el tiempo no te condicione a actuar, y que actúes sin mirar nada. Vivir como quieras, donde quieras, como quieras y con quien quieras. Tener un palacio de mármol, del estilo de los antiguos templos de la Grecia clásica, y bailar hasta cansarte por los enormes pasillos. Un mundo de fantasía, de mi fantasía. Algún día, seguro, llegare a aquel mundo, pero quien sabe si eso no me costara la vida o incluso pasarme en otra. Por ahora se queda en un sueño, un bonito sueño...  

2011, ahí te quedas

Hoy, me apetecía escribir. Sé que puede ser un poco tarde, que debería estar arreglándome para salir a tomar algo con las chicas, pero me apetece. Y cuando algo apetece, no se puede dejar para mañana. Ahora. En este instante. En este mismo momento. Creo que me toca hacer un recordatorio de mi año. Así que, prepararos, que haya va:
Erase una vez, en un año del cual ya no recuerdo, allí me encontraba yo. No ha sido uno de mis mejores años, pero hay cosas que no cambiaría por nada en el mundo. Empezó siendo malo, creo que uno de los peores, porque sabia que las cosas en mi vida habían cambiado, no iba a ser fácil acostumbrarse a aquellas nuevas situaciones. Pero con el paso de los días, poco a poco, se supera. Me he hecho fuerte, mucho mas de lo que ya era antes, y lo he conseguido yo sola, como todo en este vida. Y me siento orgullosa. Salir a la calle con la cabeza bien alta, y mi conciencia muy tranquila. Eso, solo esas dos cosas, marcarían mi año. Siempre digo que todas las cosas malas deben venir acompañadas con algunas buenas, y las buenas de este 2011 me han gustado. Así que, con eso me quedo. Me quedo con mis clases de lengua con mi compañera de sitio jugando al ahorcado, con mis días de compras con S por el centro de Madrid, con mi maravilloso verano en la playa, con las fiestas de nuestros respectivos pueblos, con esta noche-vieja... y me quedo con el. Por que seguramente no haya sido el mejor año de mi vida, pero ni muchísimo menos ha sido el peor. Y la verdad, que este 2012 le he cogido con ganas, abriéndome hacia el futuro y sin mirar al pasado, un pasado un tanto turbio y oscuro. Así que, 2011 ahí te quedas, que yo me preparo para otra aventura.

El ayer.

Aquel susurro a las 5 de la madrugada, aquella mirada al empezar la noche en la que me di cuenta de que no me mirabas como a las demas, aquellas conversaciones en las que todo lo que decias era lo que pensaba, y viceversa. Siempre me adelantaba a lo que ibas a contar, y creo que eso te llegaba a cabrear. Un yo pero visto en otra persona. Y aquella cancion que me dedicaste, aquella que sono y bailamos cerca pero con distancia, juntos pero sin estarlo. Libres. Y querer hacer la locura de bañarnos a las tantas en la playa. No paso nada, pero no nos hizo falta. Miradas y sonrisas, solo eso, y fue suficiente. Y tu sigues queriendo hacer locuras. Pero eso fue algo que jamas se repetira, demasiada fantasia junta. Pero siempre nos quedara el verano, aunque sea una noche, para repetir aquello que paso, miles de promesas para cumplir como tu me dijiste.