Algo extrovertida. Directa y con las cosas claras. Estudiante, y espero seguir siéndolo hasta que acabe lo que quiero. Todavía me queda mucho en este mundo, y seguiré dando por saco a todos aquellos que me aguantan, y a los que no, también. Apasionada de los retos y las cosas imposibles. Y como no, adoro escribir. Espero que os guste, y si no... pues gracias por hacerme una visita mas ;)

Siglo XVII

Desde luego que tengo una religión, la mía, e incluso puedo decir que soy mas religiosa que todos ellos juntos con sus mojigangas y sus charlatanerías. Yo, por el contrario, adoro a Dios. Yo creo en el Ser Supremo, en un Creador, cualquiera que sea, poco importa, que nos ha puesto aquí abajo para que cumplamos con nuestros deberes de ciudadanos y mujeres de familia, pero no tengo necesidad de ir a una iglesia a besar bandejas de plata y engordar con mi bolsillo a un hatajo de farsantes que se alimentan mejor que nosotros. Porque a ese Dios se le puede honrar de igual modo en un bosque, en el campo, y hasta contemplando la bóveda celeste, como hacían los antiguos. Mi Dios, el mío, es el Dios de Sócrates, el de Franklin, el de Voltaire y el de Béranger! De modo que no admito a esa clase de Dios que se pasea por un jardín bastón en mano, aloja a sus amigos en el vientre de las ballenas, muere exhalando un grito y resucita al cabo de tres días: cosas todas absurdas en sí mismas y en abierta pugna, además, con todas las leyes de la física; lo que nos demuestra, dicho sea de paso, que los curas siempre han estado sumidos en la mas ignominiosa ignorancia y que se empeñan en hundir con ellos a la gente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario